EL
HOMBRE
del
PARAGUAS

Un salvaescaleras para Vidalina

#HistoriasEncasa

18 mayo

La comunicación de una marca puede ser gamberra, picarona, formal, señorial, arrogante pero cuando realmente aporta valor es cuando se centra en sus clientes. Así surgió la idea de “Un salvaescaleras para Vidalina”. Una historia que puede ser la de cualquiera y cuyo epicentro está en la vinculación cliente-marca.

Vidalina resultó la ganadora de una silla salvaescaleras de un consurso de Facebook de thyssenkrupp Encasa. Hasta ahí bien, pero… ¿qué hay de nuevo? En El Hombre del Paraguas podríamos haber hecho un vídeo de esos donde se ve al cliente con un gran cheque mientras cae confeti. Stop, eso no, que quiten ese disco, no nos sirve porque lo que queremos decir a los clientes es: “te queremos cuidar, estamos aquí”. Y para ello, lo mejor es predicar con el ejemplo, con una historia real, hecha con mimo y con un cliente como protagonista. Así, aprovechamos todo lo que la marca sabe de sus clientes y con ello creamos una historia.

Una historia de esas, que puede ser la de cualquiera de nuestros mayores. Una historia tan real como el vínculo que crean los técnicos y comerciales de thyssenkrupp Encasa con sus clientes.

¡DENTRO VÍDEO!

POST

RELACIONADOS

Leer
3 abril

Eurotaller
sube a bordo

Leer
17 febrero

Grupo Francis Lefebvre abre capítulo en El Hombre del Paraguas

SUBIR